DAVID G. TORRES




Instagram

Joseph Grigely, Douglas Gordon, João Louro

en Art Press, 271, París, septiembre 2001

Versión para imprimir de este documento Enviar la referencia de este documento por email title=

“Espai 13”, Fundación Miró, Barcelona;
26 avril – 10 juin 2001

La Fundación Miró de Barcelona cumple veinticinco años. Veinticinco años en los que ha contribuido decisivamente en la construcción del actual panorama artístico de la ciudad, sobretodo desde su projet room, el “Espai 13”. Para celebrar su aniversario, este año el “Espai 13” ha sido programado conjuntamente por sus tres últimos comisarios Ferran Barenblit, Frederic Montornés y Mònica Regàs, que ahora muestran los trabajos de Joseph Grigely, Douglas Gordon y João Louro.

La propuesta de Joseph Grigely es casi ilocalizable tanto dentro como fuera de la fundación. Joseph Grigely, sordo desde la infancia, ha hecho de esa supuesta limitación una virtud y el objeto fundamental de su trabajo. Concentrado en cuestiones relativas a la comunicación humana, acostumbra a exponer sus conversaciones escritas en trozos de papel, servilletas, folletos informativos o pequeños cuadernos realizadas durante la preparación de la exposición. Toda esa información mezclada con otras referencias artísticas aparece colgada en el tablón de anuncios de la fundación. Paralelamente ha realizado un cartel que se ha distribuido por la ciudad: en él aparece una antigua fotografía de Joan Miró en una comida campestre acompañado de diversas personas con una única palabra sobre impresionada, “información”. Esa palabra y el cartel dan la clave del trabajo que ha desarrollado aquí: la casi invisibilidad de su propuesta y su sutileza hablan de cómo se trasmite la información en arte, cómo esa información es trabajada a diario por todos sus actores de una manera casi inconsciente, igual de invisible e impalpable que su obra.

En Off Screen (1998), Douglas Gordon proyecta sobre una cortina la imagen de la misma cortina, el espectador al traspasar la proyección se convierte en el objeto de la obra, en el protagonista anónimo que muestra su sombra reflejada en una cortina real y proyectada. Douglas Gordon plantea un juego en el que realidad y ficción se solapan, y signo y significado se cruzan. Algo parecido a lo que sucede en Untitled (I don’t think this is working) (1997). Aquí, el espectador debe descolgar un teléfono en el que se oye a alguien dando disculpas, y es él quien reconstruye la historia desde el otro lado de la línea telefónica, quien es al mismo tiempo sujeto y objeto de la obra.

El único artista del que se muestra su trabajo en el propio “Espai 13” es Joao Louro con La pensée et l’erreur: una serie de grandes paneles indicadores de tráfico en los que las referencias habituales de distancias y direcciones han sido cambiadas por referencias culturales. Louro intercambia los datos de la realidad por datos culturales y emocionales y así reclama una mirada más intensa que ponga en duda las supuestas verdades y certezas externas.

El espíritu que Joan Miró quiso dar a su fundación, como lugar de estudio e investigación para el arte contemporáneo, se ha concentrado a lo largo de estos años en las programaciones encargadas a nuevos comisarios en el “Espai 13”. Ahora los comisarios han querido reafirmar aquel espíritiu de Joan Miró, al expandir el “Espai 13” hacia otros espacios del centro e incluso salir fuera de él, y al apostar por artistas como Grigely o Gordon que, a pesar de su interés, nunca antes habían expuesto en Barcelona y por un artista como Joao Louro de la nueva generación de portugueses que han renovado la escena artística del país.


Creative Commons License

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto | Sitio optimizado para Firefox y Opera Opera